Síguenos a través de nuestro newsletter

Al día, nuestro blog

La importancia de la psicomotricidad en la lecto-escritura.

Jun 29, 2017

La importancia de la psicomotricidad en la lecto-escritura.
 

La importancia de la psicomotricidad en el proceso de lecto-escritura.

Algunos puntos para compartir

 

Las dificultades del aprendizaje se deben tanto a variables personales como ambientales, según lo explican las teorías integradoras, que mencionan que para comprender las dificultades de aprendizaje que está presentando el niño, se deben tener en cuenta las complejas interacciones que se establecen entre él y su medio ambiente familiar y social.

La psicomotricidad busca el desarrollo global del individuo, tomando como punto de partida el cuerpo y el movimiento para llegar a la maduración de las funciones neurológicas y a la adquisición de procesos cognitivos, desde los más simples hasta los más complejos. La psicomotricidad es una actividad que confiere una significación psicológica al movimiento, convirtiéndose en un elemento básico en el aprendizaje, pues promueve el eficiente proceso cognoscitivo. El factor corporal modifica el estado psíquico, es decir, que las experiencias motoras que se ofrezcan al niño, ayudarán a que fije nuevas habilidades.

La adquisición de la lectura y  la escritura son aprendizajes difíciles al que se va a someter el niño. Si no existen las condiciones necesarias para enfrentarlo, el niño estará expuesto al fracaso, miedo, ansiedad o frustración, que afectarán aún más en el rendimiento escolar.

Las experiencias motoras son las que brindan las bases que lo ayudarán posteriormente a adquirir los elementos de la lecto-escritura y sostener los conocimientos logrados.  

La evolución de la psicomotricidad va a determinar en gran medida en el aprendizaje de la lectura y escritura, pues para el acto de escribir se requiere de hábitos psicomotores, lenguaje, visión, memoria, orientación espacial, equilibrio, etc.

Para lograr una buena coordinación es necesario trabajar las partes gruesas del cuerpo por medio de juegos.

Desarrollar la orientación espacial influye en la reproducción correcta de la forma de las diferentes letras, su tamaño, dirección, proporción y posición de las mismas en relación a la línea de base. Esto también influye en la forma de ligar las letras entre sí, respetar márgenes, líneas rectas y espacios regulares entre palabra y palabra.

Es así que la lectoescritura constituye el producto de una actividad psicomotriz extremadamente compleja, en la cual participa la maduración del sistema nervioso, el desarrollo psicomotor y el desarrollo de la motricidad fina.

Lic. Carina Fernández

Psic. Coordinadora del Area Clínica de CINDIS